Las etapas de la era digital

En el post anterior hablamos del término digital y mencionamos brevemente la existencia de etapas digitales que divide la era digital. Es esta ocasión hablaremos un poco más a detalle de dichas etapas.

Primera etapa digital.

La primera etapa digital comenzó en los albores de la tecnología digital en los negocios (alrededor de 1954) cuando las empresas comenzaron a automatizar. Este período duró hasta el momento en que Internet comenzó a convertirse en una fuerza dominante (alrededor de 2000).

Durante las primeras décadas, las tecnologías fueron computadoras mainframe y lenguajes de programación para que las empresas construyeran sus propias aplicaciones de software. El software comercial estuvo disponible en los años setenta, y las computadoras personales se convirtieron en la corriente principal en los años ochenta. Internet comenzó a ganar fuerza en los años noventa, pero no se convirtió en una fuerza dominante hasta la segunda etapa digital.

Durante este período de 45 años, las empresas automatizaron los procesos de administración y transacción, como nómina, fabricación, envío, gestión de pedidos, cuentas por cobrar, cuentas por pagar y contabilidad, o al menos en los países más desarrollados. Las computadoras personales introdujeron herramientas de productividad personal, como procesamiento de texto, hojas de cálculo y correo electrónico. Los resultados comerciales durante esta era fueron principalmente eficiencias. Por ejemplo, los fabricantes podrían operar con menos inventario, y todas las empresas podrían procesar nóminas, facturas e informes financieros con menos personas. Las empresas de tecnología como IBM, Hewlett-Packard, Intel, Microsoft y Apple alcanzaron la mayoría de edad. Las empresas, en lugar de los individuos, fueron los principales usuarios de las tecnologías.

Segunda etapa digital

La segunda etapa digtal (2000-2015) se caracterizó por tecnologías como social, móvil, analítica / big data y aplicaciones en la nube (incluido el comercio electrónico), abreviadas con el acrónimo en inglés “SMAC”. Internet explotó y los nuevos proveedores de tecnología de Internet irrumpieron en la escena con productos digitales que ayudaron a conectar a las personas (Facebook), buscar en Internet (Google) y facilitar obtener cosas (Amazon). Las empresas existentes establecieron su presencia en línea, e-commerce y móvil. También comenzaron a generar cantidades masivas de datos, que analizaron para obtener conocimientos más profundos. Los consumidores accedieron a internet para conectarse entre ellos y acceder a información y entretenimiento. Las empresas invirtieron en comercio electrónico y aplicaciones móviles para estar donde estaban sus clientes. A diferencia de la primera etapa, tanto las empresas establecidas como los consumidores usaban las tecnologías, y los consumidores a menudo señalaban el camino. 

El resultado comercial para las empresas que accedieron al ecosistema en línea y en dispositivos móviles fue, básicamente, permanecer en el negocio.
Sobrevivir en a la segunda etapa digital y mantener la cuota de mercado requería establecerse en Internet porque ahí era donde estaban los clientes. Las compañías que lo hicieron de forma más agresiva tendieron a tener una mayor rentabilidad y un crecimiento de la capitalización de mercado que aquellos que fueron más lentos en adaptarse. Los clientes esperaban productos y servicios excepcionales y bien diseñados que pudieran comprar con facilidad. También comenzaron a esperar que las empresas siempre estuvieran accesibles y ayudar al cliente a tener éxito en el uso de los productos y servicios.

Los empleados ya no esperaban quedarse con un empleador para toda su carrera. Cada vez más, se quedaban si querían trabajar, si el trabajo era agradable y si los valores de la organización coincidían con los suyos. También es más probable que proporcionaran su tiempo, servicios e inteligencia por contrato, en lugar de como empleados. Estas expectativas y comportamientos se formaron en la segunda etapa, pero continúan durante la próxima era, a tercera etapa digital.

Tercera etapa digital

La tercera etapa digital está justo sobre nosotros. Cinco tecnologías clave están impulsando esta era: el internet de las cosas, machine learning, el procesamiento del lenguaje natural (NLP), machine vision y la robótica. Estas son tecnologías que monitorean, aprenden, escuchan, ven y se mueven. Varios de estas tecnologías comprenden lo que conocemos como inteligencia artificial. Si bien el uso de las tecnologías de esta tercera etapa comenzó a florecer en el año 2015, han estado presentes en formas menos avanzadas durante algún tiempo. Por ejemplo, la industria del automóvil ha estado aprovechando la robótica durante muchos años. Entonces, esta etapa ha estado desarrollándose ya por algún tiempo.

Como se señaló anteriormente, hay una gran cantidad de otras tecnologías disponibles para su uso, incluida la impresión 3D, blockchain (eliminación de intermediarios), wearables (Dispositivos que se usan como accesorios personales) y nanobots (Robots microscópicos). Sin embargo, es probable que estas otras tecnologías no tendrán un impacto tan grande o a corto plazo en los negocios como los primeros cinco. Las empresas utilizan estas cinco tecnologías clave para revolucionar productos, procesos y la experiencia de los clientes de varias maneras. En primer lugar, las tecnologías permiten automatizar los procesos físicos que previamente no tuvieron éxito al hacerlo. Hoy en día, los robots pueden cargar paletas o camiones con cajas de diferentes tamaños y diferentes pesos, ensamblar productos electrónicos de consumo, coser prendas, preparar comidas, preparar café, brindar servicio a la habitación y lidiar con terroristas.

A través de un campo llamado automatización de procesos robóticos (RPA), estas tecnologías también pueden automatizar los procesos administrativos, como el procesamiento de facturas, el examen del solicitante de empleo, las actualizaciones de registros del cliente, el procesamiento de reclamos y las solicitudes de compra.

Otros usos incluyen incorporar tecnologías digitales en los productos para hacerlos más inteligentes, conectados y más confiables; revisando grandes cantidades de datos para obtener ideas y predicciones; y mejorar los resultados de los clientes ayudándolos a usar productos de manera más efectiva. Los resultados empresariales incluyen nuevas fuentes de ingresos, mejores experiencias para los clientes y reducciones significativas en los costos, aunque aún algunas empresas ven la inversión en tecnología como un gasto, se está cambiando esta mentalidad para verlo más como una inversión. Las compañías que aplican las tecnologías de manera más efectiva, reestructurarán sus industrias, algo similar a la forma en que Amazon reestructuró el comercio minorista. La tercera etapa digital incluye tres características interesantes: big data cada vez más grande; fusión de la física y lo digital; y las empresas se convierten cada vez más en proveedores, no solo en usuarios, de lo digital.

Corefix – Agencia de desarrollo y marketing digital.