Diseñar páginas para escanear, no para leer.

Frente al hecho de que los usuarios están pasando de un lugar a otro, hay cinco cosas importantes que se pueden hacer para asegurarse de que ven y entienden la mayor cantidad posible de un sitio web:

  • Crear una jerarquía visual clara en cada página
  • Aprovechar las convenciones
  • Separar las páginas en áreas claramente definidas
  • Hacer obvio en donde se puede hacer clic
  • Minimizar el ruido.

Crear una jerarquía visual clara 

Una de las mejores maneras de hacer que una página sea fácil de captar la atención a pesar de la prisa de lo usuarios es asegurarse de que la apariencia de las cosas de la página -todas las señales visuales- retratan de manera clara y precisa las relaciones entre las mismas: cuales se relacionan y cuáles cosas son parte de otras cosas. En otras palabras, cada página debe tener una jerarquía visual clara.

Las páginas con una jerarquía visual clara tienen tres rasgos:

Cuanto más importante es algo, más prominente es. Por ejemplo, los encabezados más importantes son o más grandes, más audaces, en un color distintivo, marcado por más espacio en blanco, o más cerca de la parte superior de la página o alguna combinación de los anteriores

Las cosas que están relacionadas lógicamente también están relacionadas visualmente. Por ejemplo, puede mostrar que las cosas son similares agrupándolas bajo un encabezado, mostrándolas con un estilo visual similar o colocándolas todas en un área claramente definida.

Las cosas están “anidadas” visualmente para mostrar de lo que es parte. Por ejemplo, un encabezado de sección (“Libros de diseño de paginas web”) aparecería sobre el título de un libro en particular, abarcando visualmente todo el área de contenido de la página, porque el libro forma parte de la sección. Y el título a su vez abarcaría los elementos que describen el libro.

No hay nada nuevo en las jerarquías visuales. Cada página de periódico, por ejemplo, utiliza prominencia, agrupación y anidación para darnos información útil sobre el contenido de la página antes de leer una palabra. Una determinada imagen va con una determinada historia porque ambos están atravesados por por un determinado titular. Una historia es la más importante porque tiene el título más grande, la columna más ancha y una posición destacada en la página.

Todos analizamos las jerarquías visuales -en línea y en papel- todos los días, pero sucede tan rápido que la única vez que estamos vagamente conscientes de que lo estamos haciendo es cuando no podemos hacerlo -cuando las señales visuales (O la ausencia de ellas) nos obligan a pensar.

Una buena jerarquía visual nos ahorra trabajo preprocesando la página web para nosotros, organizando y priorizando su contenido de una manera que podemos captar casi al instante. Pero cuando una página no tiene una jerarquía visual clara -si todo parece igualmente importante, por ejemplo- estamos reducidos al proceso mucho más lento de escanear la página para revelar palabras y frases, y luego tratar de formar nuestro propio sentido de lo que es importante y cómo se organizan las cosas. Es mucho más trabajo. Además, queremos orientación editorial en sitios web, de la misma manera que lo deseamos en otros medios. El editor sabe mejor que nadie qué partes del contenido del sitio son más importantes, valiosas o populares, así que ¿por qué no identificarlas para mí y salvarme el problema?

El analizar una página con una jerarquía visual que es incluso ligeramente defectuosa -cuando un encabezado abarca cosas que no forman parte de él, por ejemplo- es como leer una oración construida descuidadamente (“Porque era un poco vacilante por un minuto Juan puso al gato sobre la mesa. “). No se sabe quien era vacilante, ni tampoco si el minuto era el tiempo en que era vacilante o el tiempo que estuvo en la mesa el gato. Algo similar se siente con una jerarquía mal desarrollada.

A pesar de que normalmente podemos averiguar lo que la frase se supone que significa con base en el contexto, todavía nos confunde momentáneamente y nos obliga a pensar cuando no deberíamos tener que hacerlo.